Este descubrimiento del James Webb podría ser clave para resolver el misterio de la expansión del universo.