Los observatorios de ondas gravitacionales de próxima generación podrían detectar las primeras estrellas cuando explotaron como supernovas.