No hay evidencia de que los cuerpos presentados en el Congreso de México sean extraterrestres.