Nuevos datos del James Webb evidencian que algo falla en las mediciones del Universo.