Observan un comportamiento errático en el asteroide contra el que chocó la nave DART de la NASA.