Un enorme cúmulo de materia oscura podría estar deformando la Vía Láctea.